De la multa a Evaristo al ruego de Chvrches a la BBC de no ser incluidos en la Lista Negra por soltar un taco en público

A la vez que aquí asistíamos al debate público causado por las confusas informaciones sobre la retención momentánea de Evaristo, cantante de Gatillazo y ex La Polla Records, en Jerez durante el Festival Primavera Trompetera tras insultar desde el escenario a la Policía, para proceder a la identificación previa a imponerle una sanción, también pudimos asistir en directo (gracias al magnifico streaming de la BBC cubriendo el festival The Biggest Weekend) a como Lauren Mayberry, la cantante de la banda escocesa de synthpop Chvrches, se venía abajo tras escapársele un taco en su charla entre canciones.

No es lo mismo soltar un “hostias”, “joder”, “cabrones”, etc… que insultar a la Policía encima de un escenario, aunque lo normal es que los artistas se expresen de la misma forma que en una charla cotidiana en la calle. Además de las multas, por no hablar de los procesamientos o encarcelaciones a las que hemos asistido en los últimos tiempos en nuestro País, hay otro tipo de castigos y censuras que desde el poder y sus tentáculos se aplican a los artistas. Normalmente los autores de las “listas negras” no se manifiestan públicamente, aunque siempre intentan influir, e incluso imponerse, sobre los programadores de conciertos y todo tipo de eventos artísticos. Y las hemos visto en todas sus variantes, desde cancelar directamente conciertos hasta presionar, perseguir y acosar a salas y organizadores. En lugar de potenciar la cultura, en este caso la música, los políticos españoles la ponen trabas, la acosan, la criminalizan y la destierran de la televisión. No aceptan la crítica y solo quieren ver programados contenidos light.

Parece increíble que un simple “Fuck” salido de la boca de una cantante con cara de cría en un evento retransmitido en directo en internet por la BBC sea algo noticiable, pero la propia Lauren se quedó paralizada tras pronunciarlo. Y está claro que le preocupaba la situación porque, según ella misma reconoció de inmediato, había estado recordándose a si misma antes de salir al escenario que no debía decir ningún taco.

A partir de ese momento vimos como su cara cambiaba y ya no era la Lauren sonriente y dicharachera que acostumbra, ni en sus canciones ni en sus posteriores comentarios en directo. ¿Que es lo que tanto le preocupaba? Entrar en la Lista Negra de la BBC. Al despedirse antes de su última canción volvió a pedir perdón por el taco que se le había escapado y pedía, por favor, a la BBC que no les incluyera en su Lista Negra por causa de este despiste.

Cuando alguien se muestra, sin tapujos, tan preocupado por un incidente tan nimio como este y, de pronto, se le vienen encima los fantasmas de entrar en la lista negra de ese emporio radiofónico y televisivo que es la BBC, tan importante para la carrera de los músicos británicos, es que el hacha de las listas negras está ahí y no es una leyenda urbana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre aquí