Una gran cadena americana abandona la venta de CDs y otra exige la cesión en depósito

Problemas para las multinacionales de la música. Best Buy, una gran superficie en la línea de lo que aquí serían los MediaMarkt (cuando de verdad tenían una amplia zona de música y vídeo, no la calderilla que tienen ahora) con 1.400 tiendas en Estados Unidos (unas 1.800 en todo el mundo) ha anunciado que retirará los CDs de sus estantes a partir del 1 de julio.

Best Buy fue el mayor minorista de música en USA aunque con el tiempo ha ido reduciendo gradualmente tanto el espacio como el número de títulos en CD. Según fuentes de la empresa el negocio de los CDs les está generando unos 40 millones de dólares anualmente cuando en el pasado supuso para ellos un negocio de 1.000 millones de dólares (un billón para los americanos). Seguirán vendiendo vinilo durante los dos próximos años manteniendo un acuerdo que firmaron con las distribuidoras y el plan es comercializar el vinilo junto a los tocadiscos, según comentan.

Por otra parte, otra gran cadena de distribución, Target (más del tipo supermercado) ha planteado a las distribuidoras su intención de tener el material consignado, en lugar de pagar por ello y asumir el riesgo en su inventario. Hasta ahora pagaban a 60 días y corrían a cargo de los gastos de devolución de las unidades no vendidas que se canjeaban por crédito para nuevas compras.

Teniendo el material en depósito el riesgo del inventario recae en las discográficas y la facturación se haría únicamente basada en ventas reales, osea cada vez que un CD pasase por el lector de código de barras de caja.

Según las fuentes que han desvelado esto, Target habría dado un ultimatum tanto a los proveedores de música como de vídeo durante el último trimestre del año pasado indicando que querían pasar a la facturación basada en escáner el 1 de febrero. Según esas mismas fuentes mientras que ha mantenido esas fechas para la industria del vídeo las ha retrasado hasta el 1 de abril o el 1 de mayo para los proveedores musicales. Por ahora los productores musicales no tienen claro lo que hacer, una de las multinacionales se inclina por no aceptar mientras otras dos no han decidido aún.

Target ha reducido la presencia de la música en sus establecimientos año a año. En su momento ofrecían hasta 800 títulos musicales y actualmente no llegan a los 100 en la mayoría de establecimientos. Aún así tienen un gran potencial de venta para los títulos más destacados, por ejemplo la cadena movió unos 500.000 CDs del album Reputation de Taylor Swift.

Parece que la industria musical está esperando a ver que pasa con los DVDs, quieren saber si Target retirará los DVDs si los grandes estudios no aceptan las exigencias de Target. Lo que ocurra con el vídeo influirá por tanto en la música.

En principio declaran su compromiso con la industria del entretenimiento incluso si choca con su modelo de negocio, pero lo cierto es que el órdago está encima de la mesa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre aquí