El ambiente en la Campa de Mendizabala es mágico, es complicado explicárselo a alguien que nunca haya visitado el festival vitoriano para inyectarse en vena dosis no nocivas del mejor rock and roll y americana.

El Azkena es, por derecho propio, un clásico entre nuestros festivales, pero es que, además, se sale de lo común, no sigue la fórmula de incluir en su cartel a las bandas que acaban de sacar disco y están de gira y con su nombre impreso en todos los festivales.

La edición 2017 se vio enriquecida, además, con introducción del Trashville, la lucha mexicana, las motos, y un montón de novedades más que no hicieron sino incrementar la satisfactoria experiencia y afianzar la fidelidad de la parroquia más puramente rockera de todos los festivales nacionales. Y este corto vídeo es una muestra de lo que allí se respira.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre aquí